top of page

Las tres áreas que Pedro descuidó

Dr. Richard Hays

Notas del mensaje



EL apóstol Pedro es muy famoso, casi cualquier persona ha escuchado hablar de él. Una de las razones por las que Pedro es tan famoso es por haber negado a Jesús. Pero, ¿Qué lo llevó a negar a Jesús? Pedro había dicho que estaba dispuesto a seguir a Jesús hasta la muerte; entonces, ¿Por qué lo negó?


Antes de introducirnos en las áreas en las que Pedro falló, entremos en el contexto en el que éste apóstol se hallaba. Vamos a leer Lucas 22:31 y 32 “…Dijo también el Señor: Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos…” Vamos a examinar estos versículos:


*El pasaje empieza así: “Simón, Simón” cuando leí esto me sorprendí porque Jesús ya le había puesto el nombre de Pedro. Entonces es interesante que aquí le vuelva a llamar Simón, ya que este nombre quiere decir: “Vacilador” con el sentido de “Inestable”.


*Jesús le dice a Pedro: “Satanás os ha pedido para zarandearos” queriendo decir: El enemigo quiere venir en tu contra, en contra de tu fe. Más adelante se usa la palabra fe para referirse a una verdad o conocimiento del que se está convencido. Como dice Hebreos 11:1: “Es una certeza, una convicción”. Entonces Satanás quería zarandear la fe de Pedro.


*Hay algunas versiones de la Biblia que traducen este pasaje de modo que se note que Satanás va a venir en contra de Pedro, pero no de los discípulos. Pero en la versión de la Nueva Traducción Viviente dice: “…Simón, Simón, Satanás ha pedido zarandear a cada uno de ustedes como si fueran trigo…” A cada uno de nosotros se nos ha dado cierto nivel de influencia en nuestras vidas; es decir, somos padres, madres, hermanos mayores, jefes, etc. De alguna forma tu vida afecta o influye en otras personas. Como dice el dicho: “Ningún hombre es una isla”. En este contexto Jesús le está diciendo a Pedro: Satanás ha venido para zarandear tus conclusiones (tu fe) y si puede zarandear tus conclusiones podrá zarandearte a ti y si puede zarandearte a ti, también afectará a todas las personas que estén bajo tu influencia.


Entonces Satanás quiere zarandear la fe del inestable y a los que están con él.


Mencioné que Pedro negó a Jesús, pero ¿Qué produjo que Pedro fallara? Mientras leía la Biblia pude encontrar tres áreas o fuentes de fe que Pedro había descuidado, estas áreas son:


1. Las Escrituras. En Mateo 16:13-17 Jesús les pregunta a sus discípulos ¿Quién dicen los hombres que soy yo? Los discípulos contestan: Pues algunas personas dicen que tú eres Jeremías, otros dicen que eres un profeta. Jesús les preguntó ¿Ustedes quién dicen que soy yo? Y Pedro contesta: “Tú eres el Cristo el hijo del Dios viviente”. Al oír esta respuesta Jesús se emociona, pues parece que esta es la primera vez en que un discípulo está moviéndose en revelación divina. Entonces Jesús le dice a Pedro ¡Bendecido eres! Y en ese momento le pone el nombre de Pedro que quiere decir “Roca” y le dice: Sobre lo que tú entiendes será la roca en la que base el cristianismo. Como Jesús vio esta revelación en Pedro, siguió hablando más con ellos y comenzó a contarles que iría a Jerusalén y que allí sufriría mucho, que lo arrestarían y que lo iban a matar. Entonces Pedro agarra a Jesús y lo aparta de los demás y le dice: ¡De ninguna manera vas a hacer esto! y Pedro comienza a corregir a Jesús; Jesús reprende a Pedro y le dice: ¡Apártate de mí Satanás! ¿Qué cosa? En un momento Pedro está recibiendo revelación de Dios y en otro momento


está operando en los propósitos del enemigo y está siendo tropiezo para Jesús, pues está interpretando el sufrimiento que vivirá Jesús a través de su cultura, su religión y sus propios gustos o ambiciones (por lo que les pasaría a ellos por estar con Jesús). Pedro había descuidado su lectura de la Biblia o estaba muy débil en su comprensión de ella. La Biblia es una fuente de fe y conclusiones correctas para nuestra vida. Romanos 10:17 dice: “…Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios…” leer las Escrituras es una fuente de entendimiento. Pedro pudo haber leído Génesis 22, donde habla simbólicamente de lo que Jesús haría y que Dios mismo proveería un sacrificio. Pedro pudo haber leído Éxodo donde los sacrificios se describen detalladamente simbolizando la obra de Jesús. Pedro pudo haber leído Levítico, donde se describen las cinco ofrendas y como el oferentei ponía su mano sobre ellas simbolizando el intercambio que haríamos con Jesús. Pedro pudo haber leído Isaías 53 donde dice que el Mesías sufriría y tomaría el pecado del pueblo de Dios.


En Deuteronomio se nos enfatiza el mandamiento de amar a Dios por sobre todas las cosas y que Él sea el primero en nuestra vida, también en Deuteronomio 8:3 dice: “…Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre”. Pero en lugar de haber comprendido esto, él está representando a las expectativas religiosas de su cultura y a sus propias ambiciones. Pedro no está dedicando tiempo para leer la Biblia Deuteronomio 6:5



2-La oración. Lucas 22:39 en adelante narra el momento en el que Jesús va al Monte de los Olivos, como solía hacerlo o como era su costumbre. Jesús acostumbraba ir a este Monte a orar. Él estaba muy ocupado porque estaba iniciando un movimiento, estaba trayendo la cultura del cielo a la tierra, pero tomaba siempre un momento para apartarse a orar. Jesús acostumbraba orar y sus discípulos lo veían apartarse y lo seguían. Estando en el Monte de los Olivos Jesús les dijo: “Oren para que no caigan en tentación”. Jesús sabía que al orar su espíritu se fortalecía, por eso está pidiéndoles a los discípulos que oren también. Después, Jesús se adelantó y se puso de rodillas para orar. Probablemente este es el momento más difícil en la vida de Jesús, pues es este momento en el que debe tomar la decisión de someterse o no al futuro que Dios tiene para Él; ese futuro incluye castigo, crucifixión y muerte. Entonces Jesús ora y le dice al Padre: “…Si quieres, pasa de mi esta copa. Pero no se haga mi voluntad sino la tuya…” El versículo que sigue es muy importante, mientras que Jesús está orando llega un ángel y fortalece a Jesús en gran manera para que esté firme en su decisión de hacer la voluntad del Padre; una vez que Jesús ha sido fortalecido, el ángel voltea para poner sus manos sobre los discípulos y fortalecerlos también, pero ellos están dormidos. Entonces el ángel se va. Más tarde llegan los sacerdotes para arrestar a Jesús.


Pedro le había dicho a Jesús: “Aunque todos estos te nieguen yo jamás te negaré” y Jesús le contestó: “Antes de que cante el gallo me habrás negado tres veces”. La segunda área donde Pedro está débil es en su oración. En lugar de estar orando, está dormido. Sí él se hubiera quedado despierto con Jesús, el ángel lo habría fortalecido a él también.

Lucas 22:34

3-Relaciones correctas; Amistad. Cuando arrestan a Jesús los discípulos se dispersan, pero después 1Pedro y Juan se encuentran y deciden ir juntos al lugar donde van a juzgar a Jesús, llegan a un edificio amurallado. Pedro y Juan siguen juntos y están por llegar al lugar en el que se está llevando a cabo el juicio y al entrar se separan. Si yo hubiera estado allí, yo le hubiera gritado: ¡NO PEDRO! ¡No te separes de Juan! Pedro estaba muy débil en su lectura de las Escrituras, estaba muy débil en la oración, y la única “palanca” que le queda para mantenerse firme es este amigo suyo, hermano en la fe. Lamentablemente se separan, Pedro se sienta alrededor de una fogata y una criada dice: “También éste estaba con Jesús” y Pedro le contestó: “Mujer, no lo conozco”. Un poco después, otro hombre le dijo a Pedro: “Tú también eres de ellos” Y Pedro dijo: “Hombre no lo soy” Como una hora después otro afirma: “Tú también estabas con Jesús” “…Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco a este hombre de quien habláis…” En ese instante el gallo cantó y Jesús volteó y miró a Pedro. Pedro se salió de aquel lugar y lloró amargamente.

Pedro no quería negar a Jesús, pero la fe que él necesitaba, la fortaleza que le hacía falta debía producirse antes, a través de la Biblia; antes, a través de la oración y la comunión con el Padre; antes, sosteniéndose fuerte de algún amigo. Eclesiastés 4:9-10 dice: “…Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante...” Entonces, si estás en relación con el cuerpo (la iglesia de Cristo), si estás unido a un amigo o hermano de la fe, no es necesario que caigas. El versículo que acabo de exponer usa el SI CONDICIONAL: “Si caes”; es decir, si estás con un amigo o agarrado de alguien no es necesario, obligatorio o seguro que caigas. Pero si estás solo, si no estás agarrado de alguien, vas a caer. El versículo dice: “Cuando caigas” está conjugado en presente de subjuntivo, esto expresa una acción posible o necesaria.

Hebreos 10:24 y 25 nos exhorta a no dejar de congregarnos, necesitamos estar unidos con el cuerpo. En el Antiguo Testamento dice que Moisés está en una situación muy difícil pero Aarón y Ur están allí con él sosteniendo sus brazos.

Tú conclusión debe ser que necesitas dedicar tiempo para leer la Biblia, estudiarla, subrayarla.

Éxodo 17:12

Necesitas tomar tiempo para orar; mientras tú ores, tu espíritu se fortalecerá y podrás resistir a la tentación, podrás resistir a tomar rumbos que no debes tomar, podrás resistir a la presión que ejerza sobre ti la sociedad o cultura anti bíblica. Tu tiempo de oración está acompañado con fortalecimiento del cielo y por último necesitas estar enlazado a relaciones correctas. Marcos 12:30 dice: “…Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento…” Debemos meternos por completo en nuestra relación con Dios, meternos en:


Espíritu – Corazón – Oración

Alma – La Palabra o La Biblia

Cuerpo – Fuerzas – Amigos


Si tú fincas tu vida en éstas tres áreas, jamás negarás a Dios…


¡Buenas Noticias!... Pedro entendió esto y volvió a ser un hombre fuerte en la Palabra de Dios, en la oración y en permanecer en el cuerpo. ¡Ahora todo mundo ha vuelto a oír de su tremenda victoria!


743 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


selection.png
bottom of page