Autoridad y Poder

Dr. Richard Hays

Notas del mensaje



Todas las enseñanzas de Pablo tocan cinco puntos básicos del evangelio, nosotros llamamos a estos puntos: Las 5 doctrinas. En los capítulos anteriores enseñamos las primeras tres doctrinas:


1. Perdón.- Tú y yo pusimos sobre Jesús todos nuestros hechos o pecados, cuando los confesamos y Jesús nos traspasó Su Santidad nuestro estado actual es: “SIN PECADO”


2. Nueva Naturaleza.- Confesamos con nuestra mano puesta sobre Jesús todas nuestras iniquidades, apetitos y tendencias, pusimos sobre Jesús la vieja naturaleza y Dios sopló en nosotros su ZOE; ¡Tenemos la misma vida de Dios!


3. Justicia.- Le traspasamos a Jesús toda nuestra desobediencia pero al mismo tiempo Él nos traspasó su obediencia total o justicia.


Las doctrinas que acabamos de mencionar son los tres elementos de la salvación, ¿Recuerdas que mencioné que la salvación era un regalo con tres elementos?:


  • El Perdón

  • La Nueva Naturaleza

  • La Justicia Son los elementos de la salvación.


Ahora quiero explicarte las doctrinas 4 y 5 que hablan de las consecuencias legales de ser perfectos o justos.


El día del Pentecostés están reunidos 120 justos orando en el Aposento Alto, cuando de repente se escucha un estruendo, este ruido era el sonido del cielo abriéndose sobre ellos (como cuando Jesús fue bautizado en el agua y el Espíritu Santo vino sobre Él y los cielos fueron abiertos).


Las 120 personas que estaban reunidas comenzaron a experimentar la unción de Dios sobre ellos tanto que parecía que estaban ebrios, como si hubieran tomado vino; el apóstol Pedro dijo que se trataba de un vino nuevo, un vino del Espíritu Santo, y los que estaban ebrios empezaron a tener las manifestaciones del Espíritu Santo como la de hablar en lenguas, todos ellos fueron bautizados.


El bautismo del Espíritu Santo es una de las consecuencias legales de ser justo; la unción fue derramada sobre ellos, también la podemos expresar diciendo que recibieron el bautismo en el Espíritu Santo. Salmo 40:6-8 “…Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos; Holocausto y expiación no has demandado. Entonces dije: He aquí, vengo; En el rollo del libro está escrito de mí; El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón…” Algunos capítulos atrás hablé de este pasaje; yo te mencionaba que los sacrificios y ofrendas del Antiguo Testamento representan la obra de Jesús, al decir el rey David que las ofrendas no le agradan a Dios nos está diciendo que la obra de Jesús nuca fue la meta del Padre, sino que a través de esa obra nosotros podríamos tener los recursos necesarios para hacer la voluntad de Dios. La meta del Padre es que nosotros podamos manifestar sus victorias y su vida aquí en la tierra.


Así que la primera consecuencia de ser justo o Perfecto es: “Ser bautizado por El Espíritu Santo” o “Ser Ungido”. Se trata de tener la habilidad de Dios para hacer su voluntad aquí en la tierra. Es decir, que la Autoridad y el Poder de Dios también estén en los creyentes.


Cuando nosotros ya somos justos Dios nos toma y nos sienta a la diestra de su trono, quiero enfatizar que:


  • La diestra de su trono: No es un lugar simbólico. En el libro de Ezequiel y Apocalipsis (entre otros) se manifiestan varias imágenes del trono de Dios; este es el lugar donde Dios ejerce su autoridad, dominio y poder. Dios tomó a Jesús y a todo su cuerpo (La iglesia es el cuerpo de Cristo) e hizo lo que dice en Efesios 2:6 “…y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús…" Antes de que Jesús viniera a la tierra a morir por nosotros, Él estaba sentado a la diestra de Dios; Jesús ocupaba el segundo lugar en autoridad en el Imperio de Dios; 1“… Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él, claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos…” El único que está arriba de Jesús en autoridad es Dios Padre.


Cuando Jesús terminó toda su obra, cuando Él resucitó le dijo al Padre: “Padre yo estoy en ti y Tú estás en mí, pero Yo he limpiado a estos hombres, les he dado un nuevo nacimiento y les he justificado, ahora ellos también están en nosotros; Yo soy la cabeza y ellos son el cuerpo”. También dijo Jesús: “Antes de que existiera el tiempo y creación Yo estaba a tu diestra, ahora estoy regresando a mi lugar que me corresponde pero no vuelvo solo, traigo conmigo a todos los justos porque les estoy entregando legalmente la autoridad de éste lugar, ellos se sentaran junto a mí para que ejerzan en el mismo nivel de autoridad en el que Yo ejerzo. ¡Yo soy la cabeza y ellos son el cuerpo!


Aquí en Monterrey tenemos la compañía de vidrio más grande del mundo, cuando el Presidente de esta compañía está sentado tras su escritorio él está al mando de todos los empleados: Empleando, desempleando, cerrando contratos, autorizando compras y ventas, etc. desde su escritorio él ejerce su autoridad como Presidente de la compañía. Pero si él está en su limusina, tan solo con hacer llamadas desde su teléfono celular él puede seguir ejerciendo su autoridad.


Donde quiera que el Presidente esté, la autoridad de su oficina le acompaña. ¡Esto es lo que Dios quiere que entendamos! Hemos sido sentados junto con Cristo a la diestra del Padre, toda la autoridad que representa éste lugar nos sigue o nos acompaña a donde quiera que vayamos, esta es una consecuencia legal de ser justos. Así como en el ejemplo del Presidente de la vidriera, yo tengo una oficina legítimai que me otorga mucha autoridad, mi oficina está en los cielos a la diestra de Dios, así como dice en Efesios 3:10 “…para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales…” la iglesia, el cuerpo de Cristo ocupa el segundo lugar de mando junto con el Señor Jesucristo para manifestar la multiforme sabiduría de Dios a los principados y potestades satánicos. Tal vez te estés preguntando ¿Pero no estoy sentado allí en realidad? ¡No te engañes! Al lado del Padre con Cristo es tu lugar legítimo, cuando no estás en tu oficina la autoridad que representa ese lugar te sigue a donde quiera que vayas Efesios 2:6 dice: “…y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús…” Este pasaje es bastante claro, mucha gente cree que todas estas promesas son para cuando muramos y por fin estemos con Dios pero la verdad es que se trata de ejercerla hoy: 1“Para este siglo y el venidero” luego en el versículo 22 dice que sometió TODAS las cosas bajo los pies de Cristo (la cabeza de la iglesia) y de la iglesia; todos los señoríos, todos los principados están bajo los pies de Cristo y de la iglesia. Muchos consideran que el dedo pequeño del pie izquierdo es el lugar más insignificante del cuerpo, si este miembro insignificante existiera en la iglesia, aún él estaría por encima de todo principado y señorío. Obviamente no existe tal persona en la iglesia (la más insignificante) solo estoy usando este ejemplo para abrirte el entendimiento y que reconozcas el nivel de autoridad que te ha sido otorgado.


Legítima.  Porción de bienes de que el testador (persona que hace el testamento) no puede disponer por haberla reservado la Ley a determinados herederos, llamados por ello: “Herederos forzosos o legitimarios

Salmo 16:11 dice: “…Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre…” ¿Dónde está el vino nuevo, la alegría (gozo) y las delicias? ¡Ala diestra del Padre! Dios diseñó nuestra vida para que la vivamos como si literalmente estuviéramos sentados a la diestra de Dios y para que ejerzamos ese nivel de autoridad cada día que estamos aquí en la tierra. Fonda (mi esposa) y yo tenemos un terreno en el estado de Oklahoma que nos fue heredado, si nosotros un día queremos vender el terreno solo necesitamos llamar a un brókeri de bienes raíces pues tenemos el documento legal para hacerlo (las escrituras); el bróker hará toda la transacción aunque nosotros no estemos parados en el terreno. Dios quiere que entiendas y creas que la autoridad de su trono te ha sido dada...


Bróker.  Los brókers son aquellas personas encargadas de actuar como intermediarios entre los vendedores de negocios y los compradores de los mismos, a fin de posibilitar el acercamiento de las partes y conciliar, una fácil y buena negociación. (Es un intermediario)


Un día estaba un misionero en la selva y se le apareció un demonio de tres metros de altura, el demonio estaba furioso y le gritaba al misionero amenazándole que haría con él como le diera la gana. El misionero le llegaba a la cintura al demonio y, levantando su dedo le dijo: “Te reprendo en el nombre de Jesús” pero no pareció que sucediera algo, volvió a decirle al demonio: “Te reprendo en el nombre de Jesús” pero parecía que no sucedía nada; el misionero siguió diciendo: “Te reprendo en el nombre de Jesús” “Te reprendo en el nombre de Jesús” aparentemente nada estaba ocurriendo hasta que el misionero se dio cuenta de que le llegaba al pecho al demonio así que siguió diciendo con más furor: “Te reprendo en el nombre de Jesús” de pronto el misionero ya está cara a cara con el demonio, pero él siguió diciendo: “Te reprendo en el nombre de Jesús” el misionero ya estaba al nivel de las nubes, el demonio seguía igual de enojado pero desde la altura en la que el misionero estaba, el demonio se veía muy insignificante. El misionero siguió ascendiendo hasta llegar a la diestra de Dios y el misionero entendió: “Desde aquí esos demonios tienen muy poca significancia”.



DEBAJO DE MIS PIES.


La frase: “Debajo de mis pies” tiene mucho significado en la Biblia pues se trata de la autoridad y poder puestos en práctica, te voy a dar algunos versículos que confirman esta verdad:


a) Salmo 91:13 “…Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón…” Este pasaje muestra nuestra victoria y dominio.


b) Salmo 47:3 “…El someterá a los pueblos debajo de nosotros, Y a las naciones debajo de nuestros pies…”


c) Salmo 8:3-8 “…Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar….”


En Josué 10 nos cuenta la historia cuando Josué salió en contra de cinco reyes que habían dominado y oprimido a varias naciones, al iniciar la batalla estos reyes se escondieron en una cueva y cubrieron la entrada; Josué obtuvo la victoria en esta guerra y pidió a sus soldados que sacaran de la cueva a los reyes que estaban escondidos allí; los sacaron y los arrojaron al piso delante de Josué, él le pidió a sus soldados que se acercaran y pusieran sus pies sobre los cuellos de estos reyes derrotados y así lo hicieron los soldados.


Este pasaje es muy simbólico para mí y para ti, Josué quiere decir Jesús; Jesús nos llama a ti y a mí a poner nuestros pies encima de los principados y las potestades que Él ya ha vencido. ¡Qué tremenda es nuestra victoria! ¡Qué tremenda es nuestra herencia! ¡Pero que tremenda es la autoridad que tú ejerces ya!




La quinta doctrina se llama poder, Autoridad y Poder, son las consecuencias legales de ser justo o perfecto delante de la ley, Mateo 28:18 dice: “…Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra…” Lo que Jesús está diciendo es que, por su obediencia total, toda autoridad le ha sido dada, la autoridad del cielo está donde se halle Jesús, pero después en el versículo 19 dice “…Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo…” Tú y yo tenemos autoridad y poder suficientes para ir y cambiar el mundo; Marcos 16:16 y 17 “…El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas…” En este versículo se describe la vida normal de un creyente pues dice: “… Estas señales seguirán a los que creen” ¡Tú y yo somos creyentes! ¡Está hablando de nosotros! El poder y la autoridad que nos fue dado ejercen dominio sobre:


  • El mundo espiritual.- “…echarán fuera demonios…”

  • El mundo natural.- “…hablarán nuevas lenguas…”

  • El mundo animal.- “…tomarán en las manos serpientes…”

  • El mundo químico.- “…si bebieren cosa mortífera, no les hará daño…”


¡Te das cuenta que estas categorías cubren toda la creación! Estos ejemplos fueron seleccionados (los del pasaje leído) para que tú y yo entendiéramos que ejercemos autoridad y poder en todas las dimensiones de la creación.


Nehemías era el copero del rey (en el Antiguo Testamento), cuando se acercó ante el rey para darle su copa, el rey le preguntó: ¿Por qué tienes esa cara tan triste? Nehemías contestó: “Porque mi ciudad está destruida” el rey le dijo: “Explícame ¿Cómo es esto? Nehemías comenzó a contarle: “Pues hay pobreza por todas partes, los jóvenes están siendo abusados, hay drogas, hay crímenes por todos lados, etc. El rey le preguntó a Nehemías: ¿Qué quieres hacer? Nehemías contestó: “Quiero reedificar mi ciudad” La respuesta de Nehemías implicaba esto: “Necesito autoridad, poder y recursos” Asombrosamente el rey respondió favorablemente a Nehemías y él pudo tomar todo lo necesario para volver y reedificar su ciudad en un corto tiempo. Este pasaje también es simbólico para ti y para mí: Nehemías somos tú y yo, el rey es Dios y nuestras familias son las que están siendo atacadas por personas, pecado o ignorancia. Obviamente esto te pone triste y el Rey (Dios) te pregunta ¿Qué te pasa? Tú le contestas: “Estoy triste porque mi familia está cayendo” Dios te pregunta: ¿Qué quieres hacer? Tú le respondes: “Quiero reedificas mi tierra” Dios te pregunta: ¿Qué necesitas? Tú le contestas: “Necesito autoridad, poder y recursos" Esta es la meta de las 5 Doctrinas:


1. Calificarte: Hacerte apto. Doctrinas 1, 2 y 3.

2. Otorgar las consecuencias legales Doctrinas 4 y 5.


Lucas 24:49 dice: “…He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto…” En este pasaje Jesús les pide a los discípulos que esperen; Jesús les está recalcando que es hasta que Él haya terminado su obra que su poder estará disponible.


Juan 14:12 también dice: “…De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre…” Jesús siempre pensó que tú y yo tuviéramos su autoridad y su poder, Él siempre pensó que tú y yo hiciéramos lo que Él hace.


Muchas veces las iglesias se enfocan demasiado en subrayar faltas de los congregantes pero esta no es la meta del evangelio, la meta es entregarle nuestro pasado a Jesús, permitirle que sane nuestro corazón y que nos dé una nueva naturaleza y obtener todas las consecuencias legales que nos pertenecen. Gracias Jesús.


Justo antes de la ascensión de Jesús, Él dijo en Hechos 1:8 “…pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra…” En este versículo aparece la palabra “Poder” la cual en griego es “Dunamis”, de esta palabra griega proviene (en español) nuestra palabra “Dinamita”. Entonces podemos leer el pasaje así: “Recibiréis poder de impacto” “Recibiréis poder explosivo” Dunamis quiere decir: “Potestad, dominio, reino y autoridad” ¡Tú y yo tenemos potestad, dominio y autoridad!


Mateo 11:28 y 29 dice: “…Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas…” ¿Cómo nos hará descansar? El versículo 29 dice: “…Tomad mi yugo sobre ti y aprended de mi…” Lo que Jesús te está sugiriendo es que comiences a aprender. ¡Lo que yo te estoy enseñando a lo largo de estas lecciones es cierto! Hay gente que, como mi suegra, no conocen el mar; cuando ella tenía poco más de 80 años, Fonda y yo la llevamos al mar. Ella caminó sobre la arena y metió sus pies en el mar, fue una experiencia muy bonita para ella; pero aunque mi suegra no conocía el mar, este sí existía. Tal vez tú nunca habías escuchado de estos principios que yo te escribo pero la verdad es que han existido desde la resurrección de Jesucristo, desde el día de Pentecostés; tú no los conocías pero ahora sabes de ellos, no solo tú, sino muchas personas alrededor del mundo.


Efesios 1:19 dice: “…y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza…” Mira como el apóstol Pablo describe el poder que está en nosotros:


1. Supereminente grandeza: Obviamente Pablo estaba batallando para encontrar las palabras adecuadas o suficientes para describir el poder que ya nos fue heredado, súper poder, dominante poder, gran poder.


2. Para con los que creen: Si tú crees este poder es vigente en ti.


Juan 10:10 dice: “…El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia…” La palabra griega que se traduce como “Abundancia” quiere decir “Arriba de lo común” Él te ha dado su poder y su autoridad para que tu vida pueda ser diferente.


Efesios 3:20 dice: “…Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros…” ¡Su poder está en nosotros! Si tú has ido a alguna iglesia, haz podido ver cómo, al orar por las personas caen al piso o son sanadas, pues es la autoridad y el poder de Dios que se está manifestando. Dios responde a nuestras palabras o peticiones nacidas desde la sinceridad de nuestro corazón.


Cuando Eliseo murió, tomaron su cuerpo y lo pusieron en una tumba o cueva, pasó el tiempo, luego un grupo de personas llevan a un difunto y vieron una banda armada y arrojaron el cadáver donde yacían los restos de Eliseo, con la idea de escapar de los bandidos y regresar después por el difunto. Mientras el grupo de personas corría para escapar, se dieron cuenta de que un hombre venia corriendo detrás de ellos ¡Era su difunto! ¿Qué había pasado? ¡El difunto resucitó!


Eliseo fue quien recibió el manto de la doble porción, aun en sus huesos había tanto poder que al caerle el difunto éste resucitó ¡Este es el poder que tú y yo tenemos! ¡El poder de Dios está en ti!


Ahora yo oro: Padre celestial, yo sé que mi nuevo estado y mi condición legal me ha sido otorgada mediante la herencia que tu Hijo Jesucristo nos regaló; oro para que quienes me leen ahora mismo crean de tal manera que cada versículo se vuelva una realidad en sus vidas ¡Te lo pido Papá! Amén.


¡Bienvenido a los efectos de justicia!

17 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
selection.png