Árboles que permanecen.

Luis Campos.

Notas del mensaje




Será como árbol plantado junto a corriente de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará.

Salmos 1:3

En las Escrituras encontramos algunos pasajes en los que se nos compara con árboles

  • “La gloria del Líbano vendrá a ti, cipreses, pinos y bojes juntamente, para decorar el lugar de mi santuario; y yo honraré el lugar de mis pies” Isaías 60:13

Parecería que el Señor quiere darnos revelación para afirmarnos en nuestra identidad a través de conceptos que provienen de los árboles.

  • “Y a confortar a los dolientes de Sion. Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizas, aceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento. Serán llamados robles de justicia, plantío del Señor, para mostrar su gloria”. Isaías 61:3

Lo primero que necesitamos entender es que hemos sido plantados. No elegimos el lugar en el que seremos plantados, pero si decidimos permanecer

¿Dónde hemos sido plantados?

  • En el corazón de Dios

  • En la familia natural a la cual pertenecemos

  • En la gran familia de Dios

Sin el entendimiento de que hemos sido plantados pasaremos mucho tiempo en frustración por no entender las diferentes estaciones que atravesaremos.

Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió, y descendió el Espíritu Santo sobre Él en forma corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia. Lucas 3:21-22

Es revelada la dimensión del cielo abierto, los oídos fueron abiertos y escucharon la voz de Dios como un Padre, los afectos del Padre fueron revelados; la complacencia en entender el cielo abierto, ser hijo y escuchar la voz del Padre, le metieron en una dimensión de autoridad y poder

  • Aunque Jesús es el centro de este mensaje; quiero que lo veamos desde la perspectiva de Juan el bautista. El Profeta estaba viendo el cumplimento de todo lo que había dicho el profeta Isaías y estaba atónito de verlo suceder delante de sus ojos.

Cuando los hombres llegaron a Él, dijeron: Juan el Bautista nos ha enviado a ti, diciendo: «¿Eres tú el que ha de venir, o esperamos a otro?». Lucas 7:20

  • Juan, quién había estado en el río Jordán bautizando a Jesús, ahora estaba en la cárcel y en medio de esta temporada, las dudas vinieron y envió a sus discípulos para que le dijeran si realmente Él era el Mesías.

  • Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, haced saber a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio” Mateo 11:4-5

¿Qué sucedió con Juan?

  • Perdió el enfoque

  • Olvido el encuentro del Jordán

En medio de este encierro, muchos olvidaron su identidad y han hecho preguntas tan sinceras como las de Juan y Dios hoy quiere recordarnos que SOMOS ÁRBOLES JUSTOS, PLANTADOS JUNTO A CORRIENTES DE AGUA.

  • Si podemos entender los procesos en los que pasa un árbol podemos entender las diferentes etapas de nuestra vida.

  • Porque el Señor nos hace entender en diferentes ocasiones el diseño con el cual hemos sido diseñados por Él.

¿Por qué el Señor nos está comparando con árboles?

  • Para que en tiempos de tormenta o en tiempos de sequedad, nosotros permanezcamos en el lugar que Él nos ha plantado

  • Las estrategias que Dios tiene en este tiempo para terminar con la sequedad, es que cada uno de nosotros tome este tiempo en la tierra que Dios nos ha plantado, Él nos ha plantado en una tierra que es buena, Comunidad Cristiana Internacional, nos ha llamado a permanecer fieles y echar raíces profundas en Justicia.

Evidentemente ha sido una etapa de crisis y sequía; no solamente económica y social sino también de intimidad y profundidad. Muchos están frustrados porque no entienden su diseño y no reconocen que este tiempo es un tiempo de echar raíces y no de dar frutos.

  • El señor está listo para nosotros, para bendecirnos para llevarnos a otro nivel. En este tiempo tu profundidad está siendo probada, esta palabra probar, no es para probarte y descalificarte. El Señor nos prueba para ver la buena obra que hay en nosotros

Tres puntos para ir más profundo en esta temporada:

  1. Volver a ver a Dios como Padre.

Nadie puede ir profundo si no te sientes hijo de Dios, será muy difícil si no es nuestra identidad el ser Sus hijos, será complicado dormir en medio de la tormenta si no entendemos que somos hijos de Dios

  1. Oración/ intercesión y adoración

¿Cómo crecemos en esta paternidad?

Los discípulos llegaron y le dijeron: Enséñanos a orar, este es un momento increíble en la vida de los discípulos, porque ellos se dieron cuenta que había un dialogo que ellos no conocían

  • Jesús les dice: Orareis así: Padre nuestro. Ese es el primer propósito de la oración. Regresarnos a la paternidad y este se convierte en el segundo punto, Oración, intercesión, y adoración son palas para cavar profundo en tiempo de sequedad

La oración se trata de cultivar un corazón que sabe esperar, para escuchar los planes que Dios tiene

  • La oración es maravillosa, ¿No sabes cómo comenzar? Comienza orando. ¡No sabes cómo hacerle en esta temporada que parece baja? Comienza orando.

  • En este tiempo va a ver muchas respuestas que no salgan por así decirlo … de un pulpito, pero si nacerán en tiempos de intercesión

Quiero llamarles a los intercesores de nuestra casa, hoy más que nunca estén en la brecha, hoy más que nunca levanten bandera, hoy más que nunca levanten su voz y hagan un espacio entre el cielo y la tierra

  • En la oración escuchamos la voluntad de nuestro padre. Pero en la intercesión declaramos su voluntad

  1. Las escrituras.

Podemos tener mil opiniones sin que necesariamente sean verdades o principios, y nuestra vida no puede estar regida alrededor de opiniones, sino a través de principios, a través de verdades, a través de conceptos que se vuelven anclas en nuestra vida

  • Nuestro deleite está en su ley de día y de noche. Diseños, revelación, anclas, profundidad

  • Intimidad con Dios

En intimidad nacen las mejores cosas, y Dios nos quiere llevar más profundo en Él

  • Nosotros debemos de dar un primer paso

  • Separa un tiempo solo para contemplarlo a Él. Separa un tiempo y serás afirmado, separa un tiempo para ministrar el corazón del Padre

Juan 5:19 Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente

  • El señor Jesús que representa lo que un hombre de carne y hueso puede hacer si tiene una relación correcta con el Padre. Un modelo para nosotros.

  • Él está diciendo: Yo tengo muchas cosas por hacer, la agenda es grande, pero Yo solo hago las cosas que veo hacer al Padre.

  • Y habla de hacer, pero antes habla del ver

Si no es en intimidad con Él, si no es en su presencia, querer edificar algo, sin pasar tiempo con Él que nos llamó a edificar, nos llevará a edificar torres cuando fuimos llamados a edificar casas.

En este tiempo Dios ha soltado varias plomadas. Y una de las plomadas que ha caído sobre nuestras vidas, es la plomada de la intimidad.

  • Mientras pasamos tiempo con Dios nos damos cuenta que no es que vivamos una nueva normalidad. El señor quiere traer un nuevo orden, donde Él es el centro

Lucas, 3 Jesús tiene un encuentro con su Padre, y la verdad del cielo abierto le es revelada

  • Justo después de esta declaración. Él Espíritu le lleva al desierto

  • Leyendo la Escritura, me di cuenta que Él jamás pidió salir del desierto

  • Él estaba diciendo: Yo amo Tu voluntad, amo lo que estás haciendo

  • Después de este proceso, salió lleno del Espíritu Santo

Hermanos este es el tiempo en el que amamos más la voluntad de Dios que nuestros propios deseos. Donde amamos más los diseños del Padre que nuestros propios diseños. Este es el tiempo, esta es la hora en que nos levantamos en los hijos entendidos de los tiempos, y proclamamos la verdad.

  • ¿Cuál es la verdad? Soy un árbol plantado, no me voy a mover, el día de mañana estaré aquí mismo. Yo amo el lugar donde Dios me ha plantado.

139 vistas1 comentario