top of page

Después del bautismo del Espíritu Santo

Dr. Richard Hays

Notas del mensaje



Ya has sido bautizado por el Espíritu Santo, ya has sido inundado con la presencia de Dios, con su habilidad, con su autoridad y poder, inundado con sus recursos para poder manifestar la voluntad de Dios aquí en la tierra. La verdad es que te ha sucedido algo muy hermoso y quiero profundizar un poco más en esto.


1 Corintios 14:1-2 dice: “…Seguid el amor; y procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis. Porque el que habla en lenguas no habla a los hombres, sino a Dios; pues nadie le entiende, aunque por el Espíritu habla misterios…” Al ser bautizado por el Espíritu Santo, quedaste equipado para poder moverte en la vida sobrenatural, es como si Dios te entregara dos cajas de herramientas:


PRIMERA CAJA. Esta caja de herramientas es para que la uses en beneficio de la iglesia y la gente que está en tu mundo (a tu alrededor, en contacto contigo) Dios acaba de ordenarte para ser ministro en el mundo donde tú vives, el Espíritu Santo ha depositado en ti dones para que los uses en beneficio de la iglesia y de la gente que está en contacto contigo.


En esta caja hay nueve dones sobrenaturales:


 Profecía.

 Palabra de Ciencia.

 Palabra de Sabiduría.

 Milagros.

 Discernimiento de Espíritu.

 Lenguas para la Iglesia.

 Interpretación de lenguas para la Iglesia.

 Fe.

 Sanidad.


Tú debes usar los dones que se encuentran en esta caja sabiendo que el Espíritu Santo te los ha dado para cumplir tres metas:


1. Edificar.

2. Exhortar: Animar, Dios quiere ser el porrista de las personas que se encuentren desanimadas en la iglesia, pero quiere ser porrista a través de ti, mediante tus palabras, oraciones, sanidades y liberaciones.

3. Consolar.


Edificar.  Dar buen ejemplo, incitar a alguien a hablar con virtud.

Exhortar.  Inducir, animar a otros con palabras y razones a que hagan o dejen de hacer alguna cosa.


SEGUNDA CAJA. Esta caja de herramientas es para ti, lo que ella contiene es el Don de Lenguas. El apóstol Pablo nos enseña que lo que hace la caja de herramientas para la iglesia, lo hace el Don de Lenguas para ti, esto quiere decir que mientras tú oras en lenguas el Espíritu Santo te da:


1º. Consuelo: Un día llegué a mi casa en la noche y mi esposa me llama por teléfono y me dice: “Richard, no vas a creer lo que pasó, una señora fue asesinada aquí, cerca de la casa y su cuerpo todavía está en la calle”. Entonces fui con mi esposa para asegurarme de que ella estaba bien y luego fui a donde estaba el cuerpo de la señora y reconocí que era una alumna de nuestra escuela bíblica. Estábamos muy consternados, esperamos a que todas las cosas se arreglaran y después nos fuimos a la casa; me metí en mi recámara y le pregunté a Dios: ¿Qué pasó aquí? no sabía qué hacer, pero recordé que Dios me había dado el Don de Lenguas, así que, levanté mis manos y comencé a adorar a Dios en lenguas; mientras adoraba ¿Sabes que sucedió? aunque las circunstancias no cambiaron, mi corazón sí cambió; el Espíritu Santo vino y consoló mi corazón de una forma que yo nunca había sentido.


Lo que quiero que veas es que, las circunstancias no cambiaron, pero mi habilidad en esa circunstancia sí cambió; Dios consoló mi corazón mientras adoraba en lenguas.


2º. Exhortación: Mientras oramos en lenguas el Espíritu Santo nos exhorta, y esto no quiere decir que nos regaña sino que nos da ánimo; es como si le estuviera echando aire a una llanta que está baja. Mientras tú oras en lenguas Dios mismo ora algo para ti, ese algo se levanta y anima tu propio espíritu. Si te sientes desanimado, una de las mejores cosas que puedes hacer es encerrarte en un cuarto y orar en lenguas, te aseguro que no habrás orado ni siquiera una hora cuando el ánimo en tu corazón habrá cambiado y tus perspectivas también.


3º. Edificación: He decidido aprovechar cada oportunidad que tengo para orar en lenguas, a veces cuando voy a viajar en mi carro, a propósito voy solo porque sé que tendré mínimo dos horas para orar en lenguas. En la regadera oro en lenguas y puedo sentir y ver como el Espíritu Santo me edifica. Isaías 28:9-10 dice “… ¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿A los arrancados de los pechos? Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá…” Nosotros suponemos que un bebé no puede entender nada, pero en este versículo nos está diciendo que el bebé en Cristo (las personas que están recién convertidos al cristianismo) tiene el Don de Lenguas, mientras este bebé ora en lenguas Dios comienza a enseñarle una cosa a la vez; es decir, Dios te enseña algo que servirá de fundamento para la próxima verdad y esta verdad servirá de fundamento para la próxima verdad y así sucesivamente. Cuando oramos en lenguas Dios mismo está orando por nosotros más allá de nuestras propias limitaciones y al mismo tiempo nos enseña verdades claves.


En el versículo 12 de este mismo pasaje dice: “…a los cuales él dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír…” Vivo en Monterrey México, aquí alcanzamos temperaturas muy calientes, y una de las cosas más refrescantes para mi es tomar un agua mineral bien fría con jugo de limón y esto sacia mi sed. Lo que el agua mineral hace a mi sed, el orar en lenguas hace a mi espíritu: Es un refrigerio y un descanso o reposo.


Imagina que Dios pudiera estar en medio de ti y ver con tus ojos, sentir tus miedos, ver las situaciones que tú estás enfrentando, ver tus problemas económicos, ¿Cómo oraría Él? ¿Cuál sería su oración?...... ¿Te das cuenta? ¡Esto es realmente lo que te ha sucedido! Dios ha tomado tu vida como su nueva iglesia y Él está dentro de ti sentado en el trono de tu corazón dispuesto a orar la oración perfecta para las situaciones que tú enfrentas.


Romanos 8:26 dice “…Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles…” Este versículo nos dice que el Espíritu mismo nos ayuda en nuestra debilidad, pero ¿Cuál es nuestra debilidad? ¡Que queremos orar como nos conviene, pero no sabemos!


Imagina al padre de un adolescente, este adolescente está teniendo muchas complicaciones y el padre no lo sabe, no conoce todas las tentaciones a las que su hijo se está enfrentando, no sabe todo lo que este joven está experimentando; lo único que este padre sabe es que necesita orar por su hijo. Pero tampoco sabe cómo, no sabe que pedir así que este padre ora y le dice a Dios: “Padre protege a mi hijo, bendícelo” y puede que esta oración esté bien pero ¿Alcanza?; lo mejor será que pongas a tu hijo en tu mente y corazón y que le digas a Dios “Padre quiero orar por mi hijo” y comiences a orar en lenguas y te cedas al peso que sientes en tu corazón por tu hijo; pueden pasar cinco minutos y tú sigues orando; 20 minutos, treinta, cuarenta minutos. Habrá momentos en que tu oración se ponga intensa, es porque Dios está orando agresivamente por tu hijo y llegará un momento en el que sientas paz en tu corazón. Dios conoce perfectamente las situaciones que tu hijo está teniendo por eso es importante que le permitas orar a través de ti en lenguas.


Cualquier inquietud que tengas: Tu barrio, la inseguridad, tu familia, tu trabajo ponlo delante de Dios y ora en lenguas; tal vez estaba por venir una maldad a tu barrio, pero mientras orabas en lenguas se les ponchó la llanta y no pudieron llegar. Tú estás limitado por tus cinco sentidos pero Dios no tiene ninguna limitación.


Cualquier inquietud que tengas, ponla delante de Dios y ora en lenguas hasta que sientas paz. Puede ser que al día siguiente vuelvas a tener necesidad de orar y tal vez así sea por un mes, dos meses; tú ora hasta que sientas en tu espíritu el testimonio del Espíritu Santo que te dice “Ya, tu oración ha sido contestada”.


Había un señor en nuestra congregación que tenía un camión viejo de mudanzas y muy seguido se le descomponía, este señor venía a la iglesia, oraba en lenguas en voz alta y el eco de su voz se escuchaba por toda la iglesia. A veces cuando yo llegaba y le escuchaba orar pensaba “Ya se le descompuso el camión otra vez”. Un día estaba yo dando una enseñanza acerca de la oración en lenguas y el Espíritu Santo me preguntó: ¿Te acuerdas cuando el hermano estaba orando por su camión? le contesté “Claro que sí me acuerdo, pues su voz retumbaba por toda la iglesia” el Espíritu Santo me dijo “Este señor pensaba que estaba orando para arreglar su camión, pero lo que yo estuve orando a través de él, era que él tuviera una línea de camiones. Aproximadamente en un año este señor tuvo tres camiones de mudanza y una camioneta de fletes”.


Dios está pensando mucho más grande de lo que tú estás pensando; Dios quiere hacer las cosas mucho más grandes en tu vida de lo que tú estás creyendo. Cuando oras en lenguas le permites a Dios crear un nuevo futuro para ti. Génesis 1:3 dice: “… que los mundos fueron creados por la palabra de Dios…” Dios está en medio de ti con toda la oportunidad de cambiar tu realidad, pero tú necesitas participar orando en lenguas y permitiéndole que Él ore a través de ti. Aquí está tu herramienta personal para que puedas edificar y crear una nueva vida.


Hace algunos años estábamos orando en lenguas en nuestra iglesia y una señorita comenzó a tener una visión y a gritar “Veo satélites, veo satélites” y pensé “¿Satélites? quizá algún día, pero ahora no”. En unos meses vinieron y nos ofrecieron programas de radio y aproximadamente en un año comenzamos un programa de televisión e iniciamos en dos satélites, ¿Qué sucedió? Orando en lenguas creamos un nuevo futuro. Esta señorita es la Directora de nuestro Departamento de Medios el cual existe por orar en lenguas.


Imagina que alguien viene y te da un trabajo de carpintero pero tú no sabes nada de carpintería, no te convertirás en carpintero de la noche a la mañana pero, si te dan un martillo y un serrucho, podrás cortar mucha madera y clavar muchos clavos. De la misma manera, no te convertirás en un profeta de la noche a la mañana pero a partir de hoy mismo puedes comenzar a usar este don que Dios te ha dado y cambiar tu estado interior inmediatamente, puedes cambiar las situaciones alrededor de tu familia y puedes comenzar a crear un nuevo futuro.



¡Cuando oras en lenguas le permites a Dios crear un nuevo futuro para ti!

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
selection.png
bottom of page